Huevo Cerambycidae


El huevo de los Cerambycidae

El estudio de los huevos de insecto debe basarse tanto en los caracteres tradicionales de forma, tamaño y color como en las particulares estructuras de su superficie, tanto a nivel general como de los dos polos del mismo, especialmente el polo mayor, donde se sitúa el micropilo.

Los huevos de coleópteros están protegidos por dos cubiertas, el corion externo y la membrana vitelina bajo él. La cubierta coriónica es producida por las células foliculares del ovario materno, y consiste en varias capas de material proteico en asociación con lípidos. Las capas más externas constituyen el exocorion y las internas se agrupan bajo el término de endocorion. El huevo está cubierto por una capa de cemento segregada por las glándulas colaterales de la hembra, que lo adhiere a la superficie del lugar de puesta, aunque éste puede estar ausente.

La respiración puede darse a través de la propia superficie del huevo cuando la cubierta es fina, pero en muchas ocasiones se debe combinar rigidez y respiración. Esto puede conseguirse de varias formas: en muchos huevos aparecen líneas de poros que cruzan la cubierta y provocan una fase gaseosa en toda la superficie.

La cubierta coriónica puede presentar llamativas estructuras formadas por tabiques que dotan a la superficie del huevo de una apariencia reticulada, con celdas poligonales separadas por pequeñas elevaciones. Generalmente, en estos tabiques se sitúan los poros respiratorios.

Iberodorcadion (Hispanodorcadion) martinezi. Fotografía SEM de los relieves coriónicos del huevo. Iberodorcadion (Hispanodorcadion) perezi. Fotografía SEM de los relieves coriónicos del huevo.

Topográficamente, en el huevo se distinguen dos extremos: el polo menor, más pequeño, y el polo mayor, mas ancho. En esta último se sitúa la que quizá sea la estructura más llamativa de todo el huevo: el micropilo.

El micropilo es una región que comunica con el interior del huevo y que se encuentra reforzada por múltiples relieves generalmente de disposición radial. Su función es permitir el paso de los espermatozoides en la fecundación, que tiene lugar poco antes de la puesta, estando ya formada la cubierta del huevo. Puede tratarse de una zona muy fina y adherida a la membrana vitelina o de verdaderas perforaciones del corion, como es el caso de los Cerambycidae.

Iberodorcadion (Hispanodorcadion) graellsi. Fotografía SEM del polo mayor mostrando el micropilo. Iberodorcadion (Hispanodorcadion) perezi ghilianii. Fotografía SEM del polo mayor mostrando el micropilo.


CARACTERÍSTICAS DEL HUEVO

Hemos estudiado el huevo en diversas especies de Cermabycidae, pertenecientes a todas las subfamilias presentes en la península ibérica.

Coloración

La coloración del huevo no presenta una variación interespecífica muy acusada, pudiendo ir desde el blanco muy puro de algunos Iberodorcadion y Heperophanes hasta el pardo oscuro de Rhagium inquisitor o Stromatiun fulvum, pasando por diferentes tonos de crema o pardo.

Interespecíficamente también pueden presentarse diferentes tonos en la coloración, apareciendo huevos muy blancos junto con otros más oscuros, dependiendo principalmente del grado de desarrollo embrionario.

Forma y tamaño

La forma general de las diferentes especies que hemos estudiado se representa en la siguiente figura:

Huevo Cerambycidae

Las simples medidas de longitud o anchura no representan buenos caracteres para diferenciar especies, ya que los límites pueden solaparse. Este problema aumenta además por el hecho de que exista una variación intraespecífica relativamente elevada.

La forma, expresada por el cociente longitud del huevo/anchura máxima del huevo, si puede servir como carácter discriminante, observando importantes diferencias entre los alargados huevos de Lamiinae y los mucho más esféricos de Cerambycinae.

Otro índice interesante es la relación entre la longitud del huevo y la longitud del aulto, encontrándose especies con un huevo muy pequeño con respecto al adulto (Stromatium fulvum, Spondylis buprestoides, Ergates faber) a otros con un huevo hasta seis veces mayor, siempre en proporción al adulto (Agapanthia, Rhagium, etc.). Esto indica que el tamaño del huevo no está relacionado con el tamaño del adulto.

Estructuras coriónicas

La mayoría de las especies que hemos estudiado presentan diversas estructuras en el corion, apreciables al microscopio óptico, siguiendo generalmente el esquema de pequeñas celdillas poligonales, con la excepción de unas cuantas especies donde no se aprecia reticulación alguna (Arhopalus tristis, Agapanthia asphodeli) y otras que presentan multitud de pequeños tubérculos tapizando toda la superficie del huevo (Cerambyx velutinus, Hesperophanes sericeus).

Huevo Cerambycidae Huevo Cerambycidae
Típico diseño poligonal en el corion de Lamia textor. Relieve coriónico del huevo de Cerambyx velutinus (izquierda) y Hesperophanes sericeus (derecha).

La forma de estas estructuras varía considerablemente. En general presentan unas reticulaciones bien definidas de forma hexagonal, poco separadas entre sí. En Rhagium inquisitor aparecen celdas cuadrangulares que dan un espacio muy característico al corion.

Huevo Cerambycidae Huevo Cerambycidae
Relieve coriónico

en Rhagium inquisitor.

Relieve coriónico

en Rhagium bifasciatum

Ergates faber y Prionus coriarius presentan celdas hexagonales con unos grandes relieves circulares en su interior.

Huevo Cerambycidae
Relieve coriónico en Ergates faber y Prionus coriarius.

El tamaño de todas estras estructuras es muy variable, desde los pequeños tubérculos de Heperophanes sericeus hasta las grandes celdas de los Prioninae. Las celdas suelen ser alrededor de una vez y media más largas que anchas, apareciendo más proporcionadas en Prionus, donde son prácticamente iguales en longitud y anchura, y más alargadas en Rhagium, con celdas tres veces más largas que anchas.

Otro carácter relativamente variable interespecíficamente es la distancia entre las celdas, que puede traducirse por el grosor de los tabiques. En algunas especies son menores de una micra, mientras otras se encuentran separadas entre sí hasta siete veces más (Stromatium fulvum presenta tabiques de 7 micras aproximadamente).

Estructura de la región polar

La forma de esta región es también muy variable, pudiendo existir grandes estructuras o pliegues radiales (Cerambyx, Ergater) o aparecer como simples modificaciones de la estructura reticular (Spondylis), pasando por todo tipo de estados intermedios (Lamiinae).

Huevo Cerambycidae Huevo Cerambycidae Huevo Cerambycidae
Polo mayor del huevo de Cerambyx velutinus Polo mayor del huevo de Monochamus sutor. Polo mayor del huevo de Spondylis buprestoides

En el centro de esta región se encuentra el micropilo que, como ya se ha mencionado, en los Cerambycidae está formado por verdaderas perforaciones del corion. Su estudio debe realizarse al microscopio electrónico de barrido, ya que con microscopía óptica no se obtiene la resolución suficiente.

Polo mayor del huevo de Iberodorcadion graellsi mostrando el micropilo. Polo mayor del huevo de Iberodorcadion perezi ghilianii mostrando el micropilo.
Polo mayor del huevo de Iberodorcadion perezi hispanicum mostrando el micropilo. Polo mayor del huevo de Iberodorcadion lusitanicum mostrando el micropilo.

CARACTERIZACIÓN DE LAS SUBFAMILIAS DE CERAMBYCIDAE


Prioninae

Huevo de color crema o pardo, con cociente “longitud/anchura” bajo, lo que nos indica una forma bastante esférica. Presentan uno de los huevos más pequeños con respecto al adulto. La estructura del corione es muy característica, al presentar celdas hexagonales con una estructura circcular en su interior, carácter que solamente hemos encontrado en las especies estudiadas de esta subfamilia. Las regiones polares con relieve muy marcado.


Spondylinae

Color blanco pardusco, con cociente “longitud/anchura” alto, siendo después de Lamiinae el huevo más alargado de todas las especies estudiadas. También resulta el más pequeño con respecto al adulto. En el corion aparece una reticulación de diseño hexagonal muy marcado, con diferencias de tamaño muy acusadas entre las celdas. Éstas son pequeñas y se encuentran relativamente separadas entre sí (3 micras, aprox.) en comparación con otras subfamilias. Región polar plana y de pequeño tamaño, sin ninguna estructura especial.

Aseminae

Color crema, con relación “longitud/anchura” alta, lo que indica un huevo alargado. Pequeño tamaño con relación al adulto. No se aprecia ninguna estructura en el corion al microscopio óptico, a excepción de la región polar plana, sin costillas ni tubérculos y bastante grande en comparación al tamaño del huevo.

Cerambycidae

Color bastante variable, desde el blanco de Heperophanes sericeus hasta el pardo rojizo de Cerambyx velutinus. El tamaño del huevo presenta también variaciones, con un cociente “longitud/anchura” bajo, situándose cerca de Prioninae. Tamaño del huevo con respecto al adulto similar a Prioninae, mayores que Spondylinae y Aseminae y más pequeños que Lamiinae. Stromatiun fulvum representa una excepción , presentando el huevo más pequeño en proporción al adulto de toda las especies estudiadas, con un valor algo inferior a la mitad que el resto de las especies de la subfamilia. En el corion se distinguen numerosos tubérculos que recubren toda su extensión. En algunas especies es apreciable una reticulación hexagonal sobre este diseño. La región polar presenta estructuras radiales que pueden ser más o menos patentes.

Lepturinae

Huevos parduscos o crema, muy alargados, grandes respecto al adulto, superados únicamente por los de Lamiinae. La estructura del corion es reticulada en todas las especies estudiadas. Los Rhagium se separan del resto de Lepturinae por presentar unas celdas muy alargadas y de tamaño muy similar. Las regiones polares son planas y sin estructuras particulares.

Lamiinae

Huevos blancos o crema claro, aunque algunas especies pueden presentar coloraciones pardo oscuras. Relación “longitud/anchura” alta, lo que indica un huevo alargado. Huevo grande con respecto al tamaño del adulto. Estructura del corion reticulada, aunque en algunas especies no se aprecia al microscopio óptico (Agapanthia). Celdas hexagonales muy próximas entre sí. Las regiones polares no presentan ninguna estructura especial, siendo muy patentes en Iberodorcadion.

BIBLIOGRAFÍA

  • Butovitsch, V. 1939. Zur Kenntnis der Paarung. Eiablage und Ernährung der Cerambyciden. Entomol. Tidskr., 60:206-258.
  • FABBRI, R.A. & HERNANDEZ, J.M. (1996) Il ciclo biologico di Dorcadion Dalman, 1817 della Romagna a confronto con quello di altri Dorcadionini Thomson, 1860 spagnoli de asiatici (Insecta, Coleoptera, Cerambycidae). Quad. Studi Nat. Romagna. 5 :19-40.
  • Guerrero, G.A.; Cukier, M. Y Maggese, M.C. 1986. Carácter taxonómico en Mántidos: especificidad del corion y el micropilo. Rev. Brasil. Biol. 46:11-16.
  • HERNANDEZ, J.M. (1990). “Descripción del huevo de las especies del género Iberodorcadion Breuning, 1943 endémicas de la Sierra de Guadarrama (España). (Coleoptera, Cerambycidae, Lamiinae)”. Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat.(Secc.Biol.) 86(1-4):161-179.
  • HERNANDEZ, J.M. (1991). “Estudio de los caracteres del huevo en diversos Cerambycidae Ibéricos y su interés taxonómico (Coleoptera)”. Graellsia, 47:49-59.
  • HERNANDEZ, J.M. (1991). “Notas sobre el ciclo biológico de Iberodorcadion (Hispanodorcadion) graellsi (Graells, 1858)”. Bol. Asoc. Esp. Entomol. 15:117-130
  • HERNANDEZ, J.M. (1994) “Ciclo biológico de algunas especies de Cerambycidae en condiciones de laboratorio (Coleoptera)”. Bol. Asoc. Esp. Entomol. 18(1-2):15-20.
  • HERNANDEZ, J.M. & ORTUÑO, V.M. (1994) Primeros datos sobre la biología de Iberodorcadion (Hispanodorcadion) bolivari (Lauffer, 1898). Zapateri, Rev. Arag. Entomol. 4:29-38.
  • HINTON, H.E. 1969. Respiratory system of insect egg shells. Ann. Rev. Entomol. 14:343-368.
  • Hinton, H.E. 1970. Insect Eggshells. Sci.Am. 223(2): 84- 91.
  • Hinton, H.E. 1981. Biology of insect eggs. Pergamon press. Oxford. 3 vols. 1.125 págs.
  • Howard, R.W. & Kistner, D.H. 1978. The Eggs of Trichopsenius depressus and T. frosti (Coleoptera: Staphylinidae, Trichopseniinae) with a Comparison to Those of Their Host Termites Reticulitermes virginicus and R. flaviper (Isoptera: Rhinotermitidae, Heterotermitinae). Sociobiol. 3(2): 99-106.
  • LINSLEY, E.G. 1959. Ecology of Cerambycidae. Ann. Rev. Entomol. 4:99-138.
  • Luff, M.L. 1981. Diagnostic characters of the eggs of some Carabidae (Coleoptera). Entomol. Scand. 15:317-321.
  • MARINI, M. & TRENTINI, M. 1989. SEM morphological observations of Papilio hospiton Gn. 1839 and P. machaon L. 1758 eggs (Lepidoptera: Papilionidae). Nota lepid., 13(3):175-178.
  • Quentin, R.M. 1951. Sur le ponte du Dorcadion fuliginator. L`Entomol. 7(2- 3): 83-84
  • Rowley, W.A. & Peters, D.C. 1972. Scanning Electron Microscopy of the Eggshell of Four Species of Diabrotica (Coleoptera: Chrysomelidae). Ann.Entomol. Soc. Am. 65(5): 1188- 1191.
  • Villiers, A. 1978. Faune des Coléoptères de France. 1. Cerambycidae. Ed. Lechevalier. Paris. 607 pp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s