Puesta de Iberodorcadion

La puesta en Iberodorcadion Breuning, 1943

En Iberodorcadion, coleópteros ápteros que se desarrollan sobre gramíneas de distinto porte, la puesta tiene lugar sobre los rizomas de las mismas plantas de las que ese alimenta el adulto. Si bien QUENTIN (1951) describe la puesta de Iberodorcadion (Iberodorcadion) fuliginator (Linneo, 1758), señalando que la hembra taladra con el oviscapto la pared del tallo de la gramínea, nosotros no hemos podido comprobar este comportamiento en ninguna de las especies que hemos estudiado.

En Iberodorcadion (Hispanodorcadion) grellsi e I.(H.) hispanicum, especies propias de praderas de gramíneas de bajo porte en el Sistema Central, la puesta tiene lugar en los rizomas. El huevo se deposita generalmente entre los jóvenes tallos, sin perforarlos. Unicamente en algunos casos se han observado huevos depositados bajo la última cutícula del tallo.

La hembra comienza a buscar un emplazamiento adecuado para realizar la puesta normalmente poco después de finalizada la cópula, eligiendo siempre un grupo compacto de gramíneas. A continuación, comienza a excavar, usando las mandíbulas y las patas anteriores, entre los tallos, hasta alcanzar los rizomas (Fig. 1), momento en el que se gira, introduciendo el final del abdomen en el hueco realizado, para depositar un solo huevo en el mismo (Fig. 2). A continuación, vuelve a girarse para tapar la cavidad usando de nuevo las mandíbulas y las patas anteriores (Fig. 3). La hembra repite esta operación tres o cuatro veces en el mismo grupo de gramíneas, encontrando así un número de 3-4 huevos por puesta. La profundidad a la que quedan depositados éstos no presenta ninguna diferencia significativa en las especies estudiadas, oscilando entre 4 y 10 mm aproximadamente, quedando siempre depositados entre los tallos jóvenes.

Es importante señalar que las puestas únicamente tienen lugar en estos rizomas de las gramíneas pratenses. Parejas mantenidas en terrarios con vegetación de la localidad original o incluso de otras localidades, han realizado sus puestas con toda normalidad; sin embargo, parejas depositadas en terrarios con arena, papel secante u otro tipo de vegetación, han realizado cópulas normales, pero la hembra nunca ha depositado los huevos. Esto nos indica la existencia de algún estímulo indispensable producido por la planta para que la puesta se lleve a cabo.

Se han descrito varios factores que juegan un importante papel en la elección de la planta sobre la cual se realiza la puesta, tales como el color, textura, altura y dureza del tallo, infección por hongos o microorganismos, etc. Así mismo, el olor o el gusto de la planta son también factores importantes, aunque no está claro que presenten una mayor significación en la estimulación de la puesta con respecto a otros factores; en algunos casos han sido identificadas, principalmente para Scolytidae, sustancias químicas segregadas por la planta y que resultan ser las responsables de este estímulo, (Hinton, 1981).

Algunos insectos realizan la puesta sobre plantas que se encuentran próximas a la planta hospedante, pero de las cuales no se puede alimentar su larva, confundidos por la proximidad del estímulo. En Coleoptera, se han descrito casos en los que las hembras separadas de la planta hospedante y depositadas en otro medio, interrumpen la puesta, incluso reabsorbiendo los ovocitos (Hinton, 1981).

Puesta de Iberodorcadion

Hembra de Iberodorcadion excavando para alcanzar los rizomas (A), depositando los huevos en el orificio excavado (B) y tapando éste tras la puesta (C).

 


La puesta en otros Dorcadionini

En Dorcadion arenarium (Scopoli, 1763) y D. etruscrum (Rossi, 1790), la hembra se comporta de forma similar a Iberodorcadion, excavando en un grupo de gramíneas con patas y mandíbulas, para introducir a continuación el abdomen e introducir un huevo en la cavidad, tapando posteriormente el agujero de la mima forma que lo había excavado. Este procedimiento se repite varias veces, depositando varios huevos en las proximidades. Cherepanov (1983) describe en algunos Eodorcadion la deposición de huevos en el suelo, en las proximidades de los rizomas. Esto no ha sido observado en las especies estudiadas por nosotros.

La profundidad a la que se depositan los huevos no presenta ninguna diferencia significativa en las especies estudiadas, oscilando entre 4 y 15 mm aproximadamente.

El huevo se deposita bajo la segunda cutículo dentre de una pequeña cavidad del futuro internodo, en sentido vertical. La hembra deposita unos 10 huevos por puesta, en el mismo grupo de gramíneas.


Bibliografía

  • Cherepanov, A.I. 1983. Tribe Dorcadionini in Cherepanov, A.I., Cerambycidae of Northern Asia. Vol. 3 Lamiinae. Part I. Oxonian Press Pvt. Ltd. New Delhi. pp: 16-91.
  • FABBRI, R.A. & HERNANDEZ, J.M. (1996) Il ciclo biologico di Dorcadion Dalman, 1817 della Romagna a confronto con quello di altri Dorcadionini Thomson, 1860 spagnoli de asiatici (Insecta, Coleoptera, Cerambycidae). Quad. Studi Nat. Romagna. 5 :19-40.
  • HERNANDEZ, J.M. (1990). “Descripción del huevo de las especies del género Iberodorcadion Breuning, 1943 endémicas de la Sierra de Guadarrama (España). (Coleoptera, Cerambycidae, Lamiinae)”. Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat.(Secc.Biol.) 86(1-4):161-179.
  • HERNANDEZ, J.M. (1991). “Estudio de los caracteres del huevo en diversos Cerambycidae Ibéricos y su interés taxonómico (Coleoptera)”. Graellsia, 47:49-59.
  • HERNANDEZ, J.M. (1991). “Notas sobre el ciclo biológico de Iberodorcadion (Hispanodorcadion) graellsi (Graells, 1858)”. Bol. Asoc. Esp. Entomol. 15:117-130
  • HERNANDEZ, J.M. (1994) “Ciclo biológico de algunas especies de Cerambycidae en condiciones de laboratorio (Coleoptera)”. Bol. Asoc. Esp. Entomol. 18(1-2):15-20.
  • HERNANDEZ, J.M. & ORTUÑO, V.M. (1994) Primeros datos sobre la biología de Iberodorcadion (Hispanodorcadion) bolivari (Lauffer, 1898). Zapateri, Rev. Arag. Entomol. 4:29-38.
  • HERNÁNDEZ, J.M. (1997). “Observaciones sobre el comportamiento de algunos Iberodorcadion del Sistema Central español”. Zapateri, Rev. Arag. Entomol. 7:231-244
  • HINTON, H.E. 1981. Biology of insect eggs. Pergamon press. Oxford. 3 vols. 1.125 págs.
  • QUENTIN, R.M. 1951. Sur le ponte du Dorcadion fuliginator. L`Entomol. 7(2- 3): 83-84.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s